Las dietas no te hacen más feliz y lo sabes

Las dietas no te hacen más feliz y lo sabes

Todos los años la misma historia. De cara al verano todos nos hablan de las milagrosas dietas que deberíamos seguir para cuidar el tipín y estar más monos que Ana Obregón en la playa.

Esas dietas milagrosas que todos dicen seguir y que dicen que les hacen perder peso… Pero seamos sinceros, no conozco a nadie que haya aguantado más de una semana sin caer en la tentación: ¡Sólo un trocito, que estoy a dieta!

Pero vayamos al fondo de la cuestión: ¿Conoces a alguien que se alegre cuando le regalan unas zanahorias? Si es que lo dice todo el mundo: A nadie le amarga un dulce.

¿Te imaginas un cumpleaños donde no haya tarta porque engorda? Venga hombre… A todos se nos ilumina la cara cuando nos dan un trozo de tarta de chocolate, aunque estemos a dieta y sólo queramos un trocito.

Y es que el chocolate nos hace más felices, y no lo decimos nosotros, lo dice los científicos: en el chocolate negro encontramos una sustancia llamada feniletilamina que aporta sensación de bienestar al cerebro similar al enamoramiento. Lo que nos hace sentirnos más felices.

¿Te habías preguntado alguna vez por qué los bombones son el regalo estrella? Ahora ya te lo puedes imaginar.

Pero no podemos vivir comiendo sólo chocolate porque sea el alimento que más felices nos hace. Una buena alimentación nos ayuda a tener un buen estado de ánimo e influirá e nuestro nivel de felicidad.

Y esto no significa que debas seguir una dieta, si no que simplemente debes comer lo que te guste pero manteniendo un equilibrio.  Aquí te ponemos algunos ejemplos de comida que te encantará y que puedes incluir la próxima semana a tu menú para ser más feliz:

  • Disfrutar de unas cañas con los amigos. La levadura de cerveza tiene ácido fólico y te ayudará a tener menos cansancio e irritabilidad.
  • Pillar un taper de lentejas de tu abuela o de tu mamá. Te ayudará a combatir la fatiga, te concentrarás mejor y evitarás síntomas de depresión gracias al hierro que contienen.
  • Incluir en el menú esa famosa pasta de tomate y atún. Este tipo de pescado contiene Omega 2 esencial para el buen funcionamiento del cerebro.
  • ¿Y si cenas una noche huevos fritos? El huevo es un gran regulador de estado de ánimo.
  • Algunos días deberías hacer algún esfuerzo e incluir algo de verdura como unos pimientos, cítricos, coles de bruselas, tomates o kiwis que contienen vitamina C y te harán mejorar el ánimo. Si no te va mucho la verdura, prueba a engañarte tomándola con pasta, por ejemplo.
  • Y por último, vuelve a tu infancia tomando un rico vaso de leche con cacao repleto de vitamina b12 ya que la falta de esta vitamina produce pérdida de memoria y depresión.

No ha sido tan malo como parece ¿no?

¡Ahora ponte en acción! Piensa en un menú delicioso para la próxima semana y siéntete más feliz.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *